Día 8

Dia 8

 

 

  1. En este día, aprenderemos a realizar ejercicioc de control prestando atención a las consecuencias de los eventos. Imagine que está sentado en la orilla de un lago mirando una barca de motor que se aleja a toda velocidad. Delante de la cual el agua está tranquila y detrás van apareciendo olas. Las olas son la consecuencia del movimiento del bote. Miremos una hoja que nace en un árbol, como la consecuencia de la existencia del árbol.

Aparecen las nubes, y caen las primeras gotas de lluvia. Las gotas de lluvia pueden ser vistas  como consecuencia de la existencia de la nube. Encontraremos un sinnúmero de ejemplos similares. Podemos escoger cualquier evento, concentrémonos en sus consecuencias. A la vez,  mantenga en su conciencia el acontecimiento deseado, y éste, acabará por manifestarse en la realidad. Este método de control es muy eficiente. Puede cambiar también los acontecimientos del pasado.

  1. La secuencias de siete dígitos: 1543218; de nueve dígitos: 984301267
  2. Usted ve que la línea infinita del número 8 unifica aquellos mundos que ya hemos encontrado en los siete días anteriores. Y cuando nuestro  mundo se une al de los otros veremos que en nuestra alma hay tanta felicidad como variado es el mundo. Si percibimos cada partícula del mundo como una forma general de la Felicidad, veremos que la Felicidad es eterna, igual que el bienestar, y en esta felicidad común levantamos la mano hacia el cielo para recibir la bendición enviada por Dios, que nos llama hacia la Eternidad. Vemos la Eternidad allí donde está, y también donde no está. Veamos la verdad donde siempre ha estado, y seremos los creadores de la Eternidad allí donde según el punto de vista de los demás nunca ha estado. Cuando hayamos visto y hayamos creado la Eternidad, ya seremos Eternos, en todos los mundos y en las Eternidades. Somos los creadores de la Eternidad, a nuestra imagen y semejanza, y la Eternidad también nos crea a su imagen y semejanza. Al crear Eternidad nos creamos a nosotros mismos. Al crearnos a nosotros mismos creamos Eternidad, del mismo modo en que la Eternidad es capaz de crear otras Eternidades, y así como el creador, de una vez lo creó todo.