Día 13

dia 13

 

 

  1. El treceavo día del mes nos concentramos en los elementos particulares de cualquier objeto de la realidad. Supongamos que vemos un objeto. Puede ser un camión, una palmera o una piedra, la elección es irrelevante. Es importante es escoger conscientemente un detalle o una parte del objeto elegido. Por ejemplo, podemos imaginar que el camión está constituido de distintas partes y piezas. Déjeme recordarle que este procedimiento es válido para cualquier forma, excepto la forma humana huma. Con el hombre no se puede hacer esto. El hombre siempre debe ser percibido como un todo. Esto es una regla. Si el objeto escogido no es un ser humano, sino cualquier otra cosa, digamos un camión, seremos capaces de imaginar que se compone de partes diferentes. Nuestro objetivo en este caso es encontrar las conexiones existentes entre las partes individuales. Cuando encontremos dichas conexiones y nos hagamos conscientes del acontecimiento deseado , por ejemplo la sanación de alguien o la adquisición de la capacidad de clarividencia, alcanzara la realización del evento. De esta manera podremos perfeccionar nuestra capacidad de controlar la realidad
  2. La secuencias: de siete dígitos: 1538448; de nueve dígitos: 154321915
  3. Veamos los rostros de aquellos que crearon el mundo antes que nosotros. Veamos los mecanismos que crearon el mundo antes que nosotros. Sentiremos que siempre hemos existido. Llevemos esta sensación a aquellas formas y con este sentimiento vayamos a crear aquellos mecanismos. Veremos que a nuestro alrededor todo, sin importar que haya sido fabricado artificialmente o creado por la naturaleza, es obra del Creador. El Creador está presente en todo lo que vemos. Esta presencia es el mundo que se está construyendo ahora. Podemos encontrar un sinfín de técnicas espirituales, intelectuales o de cualquier naturaleza, pero todas deben orientarse al desarrollo creativo. Tenemos que considerar que este es válido en todas partes, para cualquier elemento de la realidad de elementos de información. Y nosotros veremos lo esencial – que es al mismo tiempo nuestra alma, nuestra personalidad y nuestro Creador.  La personalidad del Creador y todo lo que ha creado constituyen la base de la armonía del mundo, que es alcanzable para todos, siempre está presente y puede lograrse en todas partes. El Creador que nos creó como individuos creó a todos a la vez. Nosotros también podemos crear el mundo del mismo modo, de una vez, individualmente  y para todos, para todos los tiempos y todos los espacios