Día 14

dia 14

  1. Este día concentrémonos en el movimiento de los objetos que nos rodean. Prestémosles atención y preguntémonos ¿Por qué se mueve la nube? ¿ Por qué los pájaros pueden volar? Y en general ¿Por qué pasa todo esto? Intentemos encontrarle un sentido a cada acontecimiento

Cuando concentramos nuestra atención de esta manera, hagámonos conscientes del acontecimiento deseado y entonces conseguiremos provocar su realización. A la vez mejoraremos nuestra capacidad de control de la realidad.

  1. La secuencias: de siete dígitos: 5831421; de nueve dígitos: 999888776
  2. En este día tenemos que ver nuestras manos como manos que irradian la luz de la vida. Tenemos que ver a nuestros dedos que reflejan la luz de nuestras manos. Vemos a nuestro propio cuerpo que está irradiando la luz del Creador, la luz pura del amor, de la bondad y de la buena salud, la luz de pura de mis enseñanzas acerca de la vida eterna y mentalmente pueden dirigirse a mí. En este día, los lectores pueden sentir mi Doctrina y ponerse en contacto conmigo en el pensamiento. Puede ser dirigida a mí en cualquier otro día del mes, y en cualquier estado pidiendo todo lo que necesita para lograr la vida eterna y la creación universal. Acuda a mí y siempre recibirá ayuda. Pero también pueden acudir a sí mismos , y descubrir por sí mismos lo que han recibido de mí. Usted puede ver estos conocimientos y aplicarlos y enseñárselos a otros. En este día podrán armonizarse conmigo del mismo modo que ahora y en todos los días que siguen. Y cuando el tiempo ya no se mida en espacio y tiempo, también podrá siempre acudir a mí, solicitar ayuda, una conversación, o algo que usted quiera que ocurra o simplemente para venir. Somos tan libres como nosotros siempre hemos sido. Aprendamos esta ley, y divúlguela entre los demás y recibiremos la vida será eterna allí donde estemos. Y recibiremos la vida allí donde están todos. Y recibiremos la vida eterna allí donde está todo. Este principio será autentico y confiable para todos, por qué es verdadero, y ya estaremos en la eternidad, porque nosotros somos la Eternidad misma